Fractalidad

fractalSe tiene en cuenta el comportamiento de los fractales como mecanismo conductor del modelo de gestión de los proyectos.

Somos conscientes de la complejidad de las realidades.

El comportamiento fractal comienza por definir una unidad formal que se replica. Es decir, con criterios escogidos por su relevancia estratégica, se conforma una estructura básica de comportamiento fácilmente asumible por su simplicidad. De este modo, la puesta marcha de los procesos (micro) tiene idéntica configuración, como también lo tiene el modo en que el proceso se despliega. Esto facilita que dos proyectos iniciados desde posiciones diversas y con contenidos distintos acaben convergiendo gracias al modo en que son gestionados.

 Las formas fractales simples son consecuencia de una combinación numérica, que se traduce en una figura geométrica elemental que se replica. Así cuando nosotros elegimos el triángulo como forma simple de configuración de los procesos conseguimos que crezcan siempre dando una visión tridimensional de las opciones, las oportunidades, los factores implicables, etc. Y el modelo no precisa de amplios conocimientos de cultura organizativa o estratégica (empresarial). Los intercambios y la memorización de los criterios con esa triangulación permiten la implicación prácticamente universal.