La calabaza, una oportunidad para la innovación.

Un encuentro en torno a la calabaza como ingrediente de nuestra gastronomía tradicional, especialmente en la parcela de los dulces. La convocatoria, el pasado viernes 23 de marzo, bajo el lema “Cocina con relato” buscaba descubrir cómo se corresponden la oferta y la demanda en el marco de un producto de la huerta de Alboraya.

calabaza

Y entre las muchas cosas advertidas, subrayamos que aún existe la opción de acudir al horno para asar la calabaza y transformarla  en un postre delicioso. Un producto que se comercializa diariamente en algunos de los puestos comerciales del Mercat Municipal d’Alboraya.

El encuentro se celebró en Sequer lo Blanch, horchatería ubicada en el corazón de la huerta. José Benlloch preparó arroz al horno, rellenando media calabaza; un entrante de calabaza cruda y un coctel de calabaza con horchata.

cocina-con-relato

Jesús Montañana desde el Forn el Guapet nos propuso una amplia gama de productos dulces. No podía faltar el arnadí, un pastel de calabaza con crema, los pastelitos de calabaza, fartons y roscones de San Blas rellenos de calabaza.

La repostería con calabaza, de una parte, y las aportaciones de la calabaza en platos como el arroz al horno o las ensaladas fueron los temas de conversación de una merienda en la que se buscaba recuperar algunos de los acentos de la identidad de la oferta en el Mercat d’Alboraya, un proyecto que promueve el Ayuntamiento y lidera Francesc Pastor, concejal de industria, comercio, turismo y desarrollo económico.

Los encuentros en torno a la cocina con relato, no son un fin en sí mismo, sino una oportunidad para identificar los vínculos entre el consumo y el crecimiento sostenible de un territorio que busca afianzar su condición de inteligente.

Related posts:

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *