La metamorfosis del gusto, un compromiso continuado con el conocimiento

Se estremece. Reconoce, mientras comparte un atardecer de invierno, que ella es inteligente y creativa, y todo su ser y estar quedan en suspensión. No sabe cómo reaccionar cuando la adivina inmersa en la necesidad de recrear su existencia; la perplejidad le invade. Su carácter de creativa autodidacta es la consecuencia de un compromiso continuado con el conocimiento.hqdefaultConversan. Más allá de la identificación de una oportunidad, está el compromiso con los pequeños objetivos que configuran el conocer y el componer.

Supo de ella, y le importaron sus palabras y los valores que asomaban detrás de sus manos.

DOMINIQUE-CREEN-DOS-583x600

Rosa Rivas, refiriéndose a Dominique Crenn, la primera mujer en obtener dos estrellas Michelin para su Atelier Crenn en San Francisco, afirmó: “Una cocinera con mano poética y reivindicativa.” Un titular que le viene bien, referencia a las manos que modulan las manifestaciones de la fragilidad, de la ternura; de la restauración de los modos y los modelos de vida; de la consciencia de los matices, de los aromas y sabores, en cada propuesta.Dominique-Crenn-in-Her-Zone-1024x682-272x182

“No creo en la perfección, sino en la evolución”, asegura Dominique Crenn. Las descripciones del menú, que cambia con las estaciones y el estado de ánimo de su autora, son intrigantes micropoemas, afirma Rivas: “Paseo por el bosque; lo salvaje y lo frío”. “Foie gras y matices invernales”. “El mar está en mí, tan salvaje y misterioso”. “Saboreando la blanca y lujosa almohada”. “Toco la tierra y juego, con su fría luz lechosa”.

La creatividad, esa metamorfosis del gusto, de la que habla Crenn, precisa de ingredientes, de criterios con los que gobernar los procesos, de voluntad de responder a todas las demandas de los contertulios, con los que gozar de los valores compartidos.

DOMINIQUE-CRENN-245x300Dominique elige: “Es comida casera, sobre todo marisco y verdura. Es un sitio informal, no hay camareros, es como un hogar donde hay una interacción entre la cocina y los invitados, que conocen de dónde viene el alimento y la gente implicada. Se servirá muy poca carne, es un mensaje contra la superproducción”.

Piensan, en su deambular por las veredas y los riscos, que Dominique es el símbolo de todas las mujeres que deciden establecer un modo de existencia, que afronte la complejidad con decisiones inteligentes, con objetivos bien identificados, y con conductas creativas, dispuestas a traducir los sueños y las ocurrencias en estímulo del cambio.

Emulando, asiente ella mirando al horizonte, a quienes son capaces de expresar con su personalidad la invitación al goce: de experiencias, de sentimientos, de manifestaciones individuales y colectivas.

Adivinan la gran condición que hace posible ese ejercicio del vivir: equilibrar la relación con el entorno, habitarlo, reduciendo el efecto de sus amenazas, y asumiendo cada factor capaz de catalizar el buen provecho de las oportunidades.

Dominique lo hizo así: Aterrizó en California a los 21 años y se enamoró de San Francisco, ciudad que le recuerda a Europa y le parece que tiene “todo lo que quieres en la vida: mar, montaña, vegetales, vino…”.principalAsí sucede, cuando caminas haciendo camino; cuando conviertes el campo de juego en atmósfera de interiorización e intercambio de silencios; cuando transformas las relaciones banales en comunicación con sentido, y gozas de la belleza.

image006

Del talento, ese referente académico y narcisista, no hace condición, porque el talento no es capaz de suplir la ignorancia sistémica, si no califica al trabajo en equipo, en el que se manifieste como relevante la convergencia de la acción de todos. “Tengo un equipo con gente de mucho talento. No trabajan para mí, trabajan conmigo”.

equipo

De todos, incluidos los comensales, los pacientes, los lectores, los usuarios, los clientes, los receptores últimos de la acción: “La idea era abrir algo más que un restaurante, un sitio donde la gente pudiera ­reunirse y crear algo más que comida. Yo me siento niña y necesito rodearme en mi equipo de gente que también se sientan como niños, en curiosidad permanente, y esto anima el proceso creativo. No tenemos prejuicios ni fronteras. Queremos mantener un diálogo con todos los que vienen al restaurante y activar la memoria del ­comensal”.

Sin el afán de editar un relato concluyente, sólo con el propósito de compartir las reflexiones de un atardecer de invierno, interrumpen el tiempo de las palabras y se abrigan en los silencios. Caminan.

PETIT CRENN

La metamorfosis del gusto

Publicidad: la creatividad contrahecha vs el trabajo bien hecho cada día.

El martes fue el turno de las agencias de publicidad. Creativos con audiencia, aunque lo importante no fue si hubo una respuesta masiva, que no, sino la relevancia de los contenidos tratados. Es tiempo de ajuste del mensaje a la restauración de la credibilidad. Necesitamos incrementar la confianza del consumidor y en esa tarea también la publicidad tiene su parte de responsabilidad. De otro modo, la inestabilidad entre la oferta y la demanda se acrecienta.
publicidad-4

La demanda de servicios de la publicidad está bajo mínimos. No solo por la crisis de las capacidades y los recursos de las empresas, también porque la audiencia de la publicidad se vino abajo. El ciudadano no la considera un medio de comunicación, sino un mecanismo incomodo de prescripción sin garantías. ¡Cuantas veces el spot publicitario contiene argumentos que no convencen, que no interesan!

publicidad-21

En el panel de expertos, con la participación de las empresas Remo, Rosebud, Éxit y Dimarco, dos grandes escenarios de reflexión: por un lado, la necesidad de las empresas de publicidad dotarse de un modelo de referencia ágil y flexible para adaptarse a todo perfil de empresa anunciante. La calidad creativa no puede contraerse por una limitación de los recursos. La conclusión: Conectar bien con el cliente: que se sienta orgulloso
publicidad-1
El segundo aspecto importante: la acción publicitaria tiene que dotarse de coherencia. Y la creatividad tiene que orientarse de acuerdo con otros factores vinculados a la calidad de la oferta. Es decir, sin contraerse tiene que alinearse con las actuaciones de otros socios estratégicos de la empresa anunciante. Creatividad y rentabilidad

publicidad-3
Salimos de la velada incorporando en nuestro marco algunas consideraciones importantes:

  • Sintamos pasión por lo que hacemos. Sin complejos.
  • Sepamos dar relevancia a las palabras y a las personas.
  • Atendamos a la crisis de credibilidad en nuestra política de comunicación: en las formas y contenidos. 
  • No es tiempo para la creatividad contrahecha.

ROSEBUD. FESTIVAL LA LLUNA

La palabra no compartida: el no-proyecto, el no-mercado, el no-futuro

Le llamamos en distintos momentos, pero no contestaba. Aparentemente, no había razón alguna para evitar la conversación. Lo cierto, era imposible el intercambio de criterios. En el horizonte, un proyecto que nos vinculaba. ¿Desgana? ¿Falta de un interés cierto? ¿Miedo? ¿Un modo sencillo de anular el compromiso? El tiempo corre en contra de las decisiones.


“Tenemos que pensar que nadie va a resolver nuestros propios problemas. O pensamos que somos parte de la solución o no habrá solución”, asegura José Luis Linaza, catedrático de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. Ahí  esta la proclama de quienes decidieron salir a la calle a defender la corresponsabilidad con el futuro.

Conscientes de la caída de la confianza en el sistema, experimentando la degradación de las relaciones económicas, comerciales, de intercooperación o de internacionalización, no somos capaces de garantizar la transparencia al compartir la palabra. “A lo más que podemos aspirar es a no empeorar. Hemos perdido las expectativas y estamos sin horizonte, sin esperanza”, explica Daniel Kaplún, sociólogo experto en opinión pública.

Veamos. En Barcelona, los artistas abren sus talleres durante cuatro fines de semana: videoinstalaciones, net.art y nuevos medios, pasando por técnicas más cercanas a la artesanía, como cerámica, tejidos, joyas y tapices. La veterana iniciativa Tallers Oberts se extiende a diversos barrios de Barcelona, en los fines de semana entre el 18 de mayo y el 3 de junio. La creatividad a pie de de calle. 

Palabras a compartir, de lo contrario, será imposible que aprendamos a pensar con libertad. Será aceptar que no podemos construir el mercado en el que nos queremos entender: la oferta y la demanda están obligadas a compartir. Sería negarnos un futuro, porque el silencio es más cómodo, esconde el miedo y nos entrega a la patética opción rellena de pesimismo. Preferimos el mensaje que nos invita al compromiso con una Vida limpia, repleta depropuestas.


¿Por qué en los premios FAD han sido elegidas construcciones que ajustan su dinamismo a la exigencia de utilidad? ¿Una arquitectura sin excesos, capaz de dar respuestas a necesidades reales de la sociedad y que huye de los excesos formales y arquitectónicos, y potencia los espacios públicos y comunitarios? Porque los arquitectos decidieron compartir su palabra con la realidad. Y, de paso, seguir construyendo un futuro, del que no podemos seguir sintiéndonos víctimas.

Valencia Idea nos propone una reflexión y un trazado creativos que plasmen proyectos tecnológicamente eficientes.

El no-proyecto, el no-mercado, el no-futuro están fuera de nuestro compromiso con el pueblo, en el pueblo y para el pueblo.

SILENCIO A LA PALABRA HUECA, EUFÓRICA E INTRASCENDENTE

TALLERS OBERTS

TENDENCIAS 2: La belleza, ingrediente de la orientación estratégica

Los dedos quedaron  manchados de la tiza, con la que habíamos dibujado en la pizarra el mapa de conceptos que nos ayudarán a transitar por el territorio de nuestra economía. Detrás de la pizarra, los cerros cubiertos de olivos jienenses. Y el contraste entre la compostura del paisaje y el desmadejamiento del diagnostico nos reveló la necesidad de componer la belleza, como ingrediente ineludible de nuestra orientación estratégica.

 Abrimos la ventana que hasta ese momento permanecía cerrada.

Sabemos lo que representa la fealdad de un entorno culturalmente deprimido y socialmente degradado. Muñoz Molina habla de ‘la era de la fealdad’: Lo que se ve, además, es que en todos estos años, sin que nos diéramos mucha cuenta, nos ha ido rodeando e invadiendo un océano de fealdad, un océano que ocupa desde los paisajes que parecían más deshabitados o remotos hasta el corazón de las ciudades. Es una fealdad pública y también privada”

¿La alternativa? Una renovación inteligente y decidida de la búsqueda de la belleza. Juan Goytisolo nos invita a analizar por qué “el impulso innovador decae, la gracia poética se desvanece, la reiteración y el anquilosamiento de temas y formas convierten el Parnaso en un desolado erial.”

Sucede en la literatura, en las artes, pero también en lo que llamamos oferta industrial. Singularmente cuando precisamos de un equilibrio entre los perfiles de la acción individual y los de la colectiva, territorial o sectorial, con la que se le vincula. Especialmente, cuando el dislate se produce en la cadena de valor: un aceite excelente mal maridado en la mesa del restaurante; una cerveza artesana no elogiada en lo que la diferencia, etc.

Decidimos recuperar el sentido de la belleza. No nos importan las categorías, cada una posee su canon, su trazado. Y todas las alternativas son oportunidades para nuestra concepción estratégica: la búsqueda del equilibrio, traducida en dotación de relevancia a cada uno de nuestros gestos, a cada oferta hecha en los diferentes mercados. Tanto a través de las plataformas on, como de las off.

Y no es cierto, aunque lo afirme Enrique Dans que “el criterio social” – interpretado o no mediante un algoritmo- sea el único modo de evaluar la relevancia de una propuesta. Si queremos anticipar y generar tendencia, el acto creativo, que es consecuencia del conocimiento y la decisión individual, tiene que modular la acción innovadora con ese equilibrio, necesariamente sistémico, que llamamos  la belleza.

Los análisis a posteriori nos dirán hasta que punto fuimos capaces de dar relevancia a la belleza que dibujamos con los dedos blanqueados por la tiza aquel día que, tras la gestión de nuestro conocimiento, reanudamos  la  travesía desde los caminos polvorientos de la dehesa del Añadío.

Tendencia 1: el miedo a la propia incapacidad para construir el futuro

Se refugió bajo la propia sombra. A la luz de la mañana soleada del domingo, la altivez de la gaviota solitaria le golpeaba en el punto débil de su silencio. Era un día en el que la imaginación tenía permiso para dibujar alternativas. Y sin embargo, se estremeció y abandonó la orilla del mar para escapar a lo más profundo de ese bosque de los misterios, en el que el dolor es el miedo, en el que el miedo es el dolor.
Alberto Knapp lo identifica con el miedo a perderse algo: “Ahora siempre sabes qué están haciendo tus amigos, y por lo tanto qué te estas perdiendo. Eso es lo que puede generar ansiedad y una sensación de falta de adaptación o exclusión”.

En la práctica es el miedo a la propia incapacidad para afrontar un reto, una obligación, un dolor, un tramo de silencios, de ausencias: “Cada vez son más las personas que sienten que su vida es mucho menos interesante que la de sus conocidos y que tienen siempre la sensación de estar perdiendose algo”.
La tendencia a alimentar el miedo a no ser capaz de construir el futuro, de establecer los perfiles de la vida para rellenar la propia figura de recursos y capacidades, – no necesariamente económicos, los primeros; no necesariamente tecnológicas, las segundas – se impone, especialmente cuando dejamos de gobernar los propios ritmos, la toma de decisiones, la respuesta inteligente a la demanda advertida…

Aquella tarde decidimos revisar los criterios que enunciaba en su discurso el israelita Saul Singer: “La gente joven tiene que asumir importantes tareas, ejercer el liderazgo y responder por ello. Gozan de autonomía pero tienen que aceptar el sacrificio”
¿Sólo la gente joven? Todos estamos obligados a asumir el trazo de nuestros objetivos, de nuestra implicación en el proyecto de vida colectivo, desde la superación de los miedos a los que nos entregamos para justificar que somos incapaces de adivinar alternativas.

Más allá del terror a fracasar en la puesta a punto de iniciativas empresariales, Singer, que ha analizado extensivamente los procesos que han dado como resultado “el fenómeno económico para promover un ecosistema de emprendedores, el secreto reside en detectar la fortaleza intrínseca (en cuanto a capacidades) de cada país e involucrar para ello tanto al capital inversor como a una administración pública que trate a los emprendedores e inversores no solo con benevolencia fiscal, sino también con programas de incentivos, y una extensiva formación universal de competencias generales”

EL MIEDO A PERDERSE ALGO

LA DISPOSICIÓN A CONSTRUIR EL FUTURO

Cerveza artesana CV: caminos compartidos

Este “tapa’s” lo escribimos sobre la palma de la mano abierta. Sin más adjetivos que los necesarios. Sin apelar a las musas. Sólo con la palabra desnuda.
Tuvimos que encontrarnos con los maestros cerveceros valencianos. Y no os diremos lo que ellos nos dijeron, porque el detalle de sus intervenciones formará parte de un documento que será publicado para ser leido. También por quienes no son muy dados a leer y, sin embargo, gustan de escribir.
Caminar compartiendo la ruta, en un mundo de exitencias endogamizadas -el palabro es fruto de la premura al escribir – nos conmueve. Y si en esa andadura no sólo aceptamos la compañia de quienes forman parte de un empeño ahormado, restrictivo, en cierto modo integrador de un marco de referencia restringido, el horizonte de destinos se nos hace inmenso. Incluso, cuando nuestras capacidades y recursos, sobre todo estos, son restringidos.
Hay, sin ninguna duda, que conseguir que los compañeros de viaje entiendan, acepten y se comprometan en la identificación de los objetivos. Y que las tareas, los microprocesos a poner en marcha, sean dibujados con exquisito cuidado. Y que los indicadores de que no nos desviamos de la ruta están bien situados, son revisados y nos ayudan a mejorar el modo de caminar hacia el objetivo.
Los cerveceros artesanos de la Comunitat han mostrado su voluntad de incorporar en esa andadura a todos aquellos que quieran converger en el propósito de dar luz a una oferta privilegiada, distinguida, diferenciada. Y somo unos cuantos los que hemos deidido compartir con ellos la ruta.
En eso, como en tantas otras cosas, no les fallaremos. No tenemos vocación de participar como zombies resucitados de una muerte anunciada. Tampoco como gente sumisa a la inercia y a la banalidad. Saldremos a trabajar aportando conocimiento, recursos, capacidades para intercooperar, para innovar y para alcanzar una respuesta inteligente de la demanda.

Caminos y paisajes compartidos. No estamos solos

PAISAJES COMPARTIDOS 

La bocanada de luz desvela los gemidos del miedo

Que son eso: sólo gemidos. Con ellos como telón de fondo, la sociedad, las personas nos mostramos incapaces de interpretar la crisis como una oportunidad.

Revisamos nuestro sistema de valores y comprobamos que nos nos hundimos bajo el peso de aquellos que se crecen con la cultura del mercado. Y nos importan las reglas del juego, pero no estamos dispuestos a aceptar que solo exista una manera de jugar o un modo identificado en un manual de juego, que no deja que la creatividad transforme la luz escasa de una farola en un universo iluminado por miles de millones de estrellas.

Y eso se llama disposición al cambio de los paradigmas: “Un cambio de paradigma radical que conduzca a admirar más al responsable, honrado y decente, que al corrupto y codicioso.”, subraya Victoria Camps. Tendríamos que comenzar aceptando que la verdad tiene que anidar en el corazón de la palabra, para que el acto sea certero en el logro de sus objetivos.
Y es cierto que no tenemos el relato acabado de lo que esta pasando en los escenarios de la política y de la economía, consecuencia, como dice Innerarity, de una ignorancia sistemica ineludible. Pero podemos percibir entre las rendijas de la complejidad los retazos de una nueva existencia que  construir.
Milagros del Corral confirma: “Echamos en falta ese relato coherente precisamente por haber decidido que solo se trata de un fenómeno pasajero puramente económico, cuando el verdadero problema tiene tanto o más que ver con modos de vida insostenibles y modelos sociales importados, que los españoles no supimos asimilar inteligentemente, abandonándonos de forma acrítica al disfrute materialista y a un individualismo exacerbado. No se trata de flagelarnos sino de hacer un “examen de conciencia” sobre los errores pasados, y un “propósito de la enmienda” que parta del reconocimiento de quiénes somos y de dónde venimos, sin cainismos ni derrotismos, con un mínimo de perspectiva histórica, para construir sobre bases sólidas la visión de quiénes podemos ser. “

Nos gusta. Ahora hay que trabajar. Salir a la calle y compartir con los otros el empeño de renovación de esos paisajes en los que se manifiesta la Vida en todas sus acepciones.

Así lo reconocemos en la filosofía de la diseñadora Isabel Marant:En moda estás obligado a crecer porque si no vas hacia abajo, por eso quiero llegar al equilibrio (…) Trabajo mucho con la textura, con los estampados, con los colores, con el ornamento, las mezclas de fibras y todo este tipo de cosas. Pocas chicas quieren llevar cosas muy complicadas. Tienes que sentirte bien, confortable y tratar de marcar la diferencia desde ahí. Creo que la gente tiene una relación muy privada con mi ropa y no quieren compartirla con demasiada gente. Así que tengo que mantenerme especial y algo privada, pero siendo alcanzable a la vez”.

La bocanada de luz desvela los gemidos del miedo

PAISAJES INTELIGENTES, PAISAJES COMPARTIDOS

Crecer con la mano en la labranza y la mirada en la flor que nace.

Conocer o creer. Esa fue la primera cuestión.

No creo, dijo, aunque puedo afirmar que no me gusta. ¿Pero lo conoces bien? No es necesario, dijo, si no creo en algo, no creo. Y este es el caso. No nos convencía su actitud y planteamos nuestra cuestión. ¿Por qué tendríamos que someternos a una política de gestión de la innovación que insiste en dar relevancia a la tecnología que la soporta? Ya vale, dijo, no creo que la acción creativa, soportada por una acción colectiva, sea suficiente aval para redefinir una oferta innovadora. Pero, la tecnología puede no traducir correctamente el esfuerzo innovador (?). Especialmente cuando no tiene en cuenta un lenguaje idóneo que sea, primero, entendido y, después, interpretado correctamente.
 
Teníamos la obligación de poner en crisis nuestra tesis: la demanda impone los perfiles de la oferta. Y la demanda es esencialmente exigencia de nuevas tecnologías que ayuden a incrementar nuestras capacidades, a organizar nuestros recursos, a restaurar las posibilidades de alcanzar objetivos, etc.
Habíamos leído con mucha atención la entrevista a Anatxu a Saskia Sassen y su insistencia en que el salario del trabajador no permite mantener el nivel de consumo. Pero si el dato del nivel de desempleo no fuera suficiente, Saskia añade un comentario que estremece: “La cárcel es una especie de almacén de gente que el sistema no puede absorber porque no puede emplear. Viven expulsados del sistema, almacenados y sin posibilidad de reinsertarse.”
 
Al pie de la realidad, sin cerrar los ojos, sin arrinconarnos en el recodo del camino marcado por la política financiera, con la voluntad de incorporar inteligencia en la lectura de la realidad, pero también sabiendo que no basta una actitud contemplativa, exigimos a quienes quieran trabajar con nosotros el esfuerzo para transformar la posibilidad en acción.
Abandonamos al creyente en su despacho de lujo, y nos encontramos con  jóvenes empresarios de LA MARINA de mirada comprometida en objetivos que alcanzaremos en el corto plazo: microprocesos estratégicos, que ya hemos puesto en marcha, porque el campo exige labranza y la flor que nace una mirada acariciadora.

Sobre el cristal dibujamos nuestra apuesta por la inteligencia: creer es conocer, y conocer es crecer.

SASKIA SASSEN

CON UN PAR DE TACONES: La multidisciplinariedad compartida

Noche de viernes, nos abrigamos con una nueva bufanda de microfibras y acudimos a un encuentro con la música contemporánea. Joan Cerveró es el discretísimo maestro de ceremonia. Tocaba entender la ópera contemporánea de la mano del compositor Jorge Fernández Guerra. El compositor sitúo el epicentro de la crisis de este género en la llamada “muerte de la ópera”, entendida como un concepto que conjuga un modelo de sociedad caduco y las novedosas transformaciones del lenguaje musical.
 Mientras escuchábamos la música interpretada por el Grup Instrumental de Valencia revisamos nuestros criterios sobre la gestión del cambio. Ha muerto un modelo de gestión de la innovación, entendido como un proceso que estandariza la gestión de los procesos, que los acomoda al perfil de una oferta que busca implicar al consumidor. Cuando ese último eslabón de la cadena ha dejado de responder.
 
Salimos del concierto con el compromiso de plantearnos una revisión en profundidad de los ritmos, de los patrones adaptados a la lógica financiera. “Y el cambio fundamental es que, en la época del keynesianismo, la base económica era la manufactura de masa y el consumo de masa: la construcción de espacios suburbanos de masa con las correspondientes carreteras e infraestructuras – afirma SASKIA SASSEN. Es decir, una serie de procesos económicos que implicaron que el consumo importara muchísimo. Hoy, el sistema financiero ha inventado modos de multiplicar la renta sin pasar por el consumo de masa”
La alternativa, cambiar el modelo y adaptarlo a un nuevo lenguaje, un modelo capaz de reforzar las capacidades resultantes del empeño colectivo. ¿Qué empeño colectivo? La cadena de valor se ha roto en el eslabón del consumidor, que no posee capacidad para seguir comprando como lo hacía. y, sin embargo la relación entre oferta y demanda configura el fundamento de una economía sostenible.
La alternativa, reforcemos el papel de la oferta, el de la acción de los agentes que la configuran para conseguir incrementar la relación con el ciudadano por la vía del ahorro de costes. Pero no sólo. Consigamos definir una oferta con menor “tamaño”, pero capaz de reportar recursos a todos sus responsables desde la calidad de esos pequeños factores que la identifican como diferenciada: microprocesos de producción, comunicación que educa, satisfacción generada en el trato con las personas.
 
Es cierto, y en nuestro caso ocurre, que casi todos los escenarios solo pueden ser revisados desde criterios de la alta cultura. Ha llegado el momento de la práctica inteligente, en el que oferta y en el que demanda. La especialización no es patrimonio de unos pocos, es una realidad que crece. Como consumidores, queremos saber bien el perfil, el contenido, el tratamiento, el aprovechamiento de aquello que adquirimos, que comemos, que presenciamos, en lo que participamos. Porque queremos gozar.
 Como admite J. K. Galbraith, los que hablan con seguridad de la actual crisis se dividen entre los que no saben y los que no saben que no saben. Pero nos negamos a creer que en el marco de la ignorancia sistémica no podamos elegir, asumir criterios, compartirlos y hacer del compromiso colectivo un territorio en el que gestionar el cambio. Jesús Lizcano nos propone: “En el terreno más teórico y axiomático, una primera y posible vía sería adoptar una cierta visión multidisciplinar, y aprovechar así el bagaje de otras disciplinas”.
 
Grup Instrumental de Valencia

La alternativa, con un par de tacones, es la gestión del cambio que crece en el espacio compartido. En ello estamos.

La insolencia en la voluntad y la magia en las manos. ¿Canutas?

¡De lo mas profundo de mi memoria, como del abismo del océano reflotan los restos de los cines de mi infancia: el Calderon, el Avenida, el Goya, el Principal, el Teatro Circo, el Colón y el Capitol… Nunca volverán a ser lo mismo, pero mi experiencia de aquellos años me sirve, el cine era una invitación a vivir la vida componiendo el destino con una creatividad insólita. Teresa nos lo cuenta con una sonrisa franca.

Llegamos a LAS NAVES, un islote de insolencia creativa en el Puerto de Valencia, y Amparo ya nos esperaba con la inquietud cómplice de quien quiere aprender en cada conversación. Es inteligente y, antes de comenzar a escucharnos, ha marcado los lindes del campo que queremos compartir. Veníamos de reunirnos con Ester y Maria Jose en el MUVIM. Hablamos con ellas, y ahora con Amparo de “Paisajes Compartidos”, una iniciativa de INNOVEM JUNTS.
Y se nos cruzaron las palabras de Angela Merkel sobre la relevancia de la buena interpretación de la propia partitura en todo concierto: “en estos momentos no deberíamos hablar sobre lo intrínsecamente bella que es la música y la singular importancia cultural que tiene la orquesta. Lo que tenemos que hacer, antes bien, es tocar nuestra parte en el concierto de los mercados mundiales. Quieren escuchar una pieza bien interpretada.”
Jesús Lizcano nos invita a  “asumir que la principal riqueza económica nacional es de caracter intangible, y se deriva de la enorme cantidad de información, ideas y creatividad que tienen los ciudadanos de este país; habría que canalizar dicha participación y publicar los resultados. Y a ver qué ocurre…”

 Con una interpretación exquisita de la propia implicación, y con el compromiso de hacerlo con esa creatividad insólita, insolente, de la que nos hablaba Teresa.