Tendencias 3: De la alquimia aplicada a la fragilidad

Nos ofreció su palabra con una advertencia: es frágil. No entendíamos cómo podía decirnos aquello desde lo alto de una personalidad enriquecida cada día con un esfuerzo admirable. Levantó la copa de un coctel hecho con manzanilla, gaseosa y hierbabuena, y brindó por cuantos cada día luchan por la dignidad de sus destinos: “La fragilidad no es un obstáculo, sino una acotación de la mirada, del gesto.”

 “La recuperación económica global todavía es “muy frágil” pese a las señales de estabilización financiera en la zona euro y un crecimiento más firme en Estados Unidos”, dijo el martes Lagarde, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional. Pero hablaba de la fragilidad como una circunstancia coyuntural, como la de un aroma que se desvanece solo.

Y no. La fragilidad es un hecho consustancial con el sistema, con la vida. La fragilidad no es una idea débil, sino una idea fuerza. La fragilidad esta sustancialmente unida con la oportunidad. Como sucede con la tela de araña que caza; con el vuelo de la mariposa, que poliniza. La conciencia de la fragilidad provoca el compromiso con una creatividad en continuo: la generación de propuestas que fortalezcan la relación del individuo, de la empresa, con su entorno.

Frágil es el lazo que une nuestras relaciones. Singularmente en el mercado. Y sobre esa fragilidad se exhibe la capacidad alquímica de transformar el presente en futuro.

No desde la certeza que se considera sólida e irrefutable. No desde la elección que se toma desde una posición aparentemente infranqueable, la del poder en cualquiera de sus formas. Así de frágil es el escenario en el que poderosos banqueros, políticos y empresarios han acabado hundiéndose: el pringoso pantano de los miserables.

Como sugiere el arquitecto Josep Lluis Mateo, habitemos la gran indefinición de una situación de cambio dramático: “Es un drama, pero es signo de vitalidad, obliga a cambiar. La mezcla entre el análisis del mundo y la materialización de ese mundo. Es alquimia”

Esa alquimia que transforma la fragilidad del devenir en una oportunidad de construir.

LA FRAGILIDAD TRANSFIGURADA EN JOYA

ORIENTACION ESTRATEGICA: la estandarización buscará ser compatible con la gestión del cambio

CONCIERTA conoce bien que los Planes Estratégicos, que buscan el respaldo de la estandarización de los procesos han abandonado el terreno de juego a favor de una Orientación Estratégica que incorpora mecanismos que en el corto plazo facilitan la gestión de los activos de la oferta, y la presencia activa en el mercado de las personas.
Es evidente, las cosas han cambiado, incluso los ritos, los celebrantes y las atmósferas han evolucionado en un mundo de relaciones sin prejuicios, sin complejos, innovadoras.

Hace unos días asistíamos a la conferencia de Francisco Alvarez (No le digas a mi madre que trabajo en Bolsa)en la que habló del comportamiento desigual del sistema con los Bancos, a los que facilita recursos públicos para garantizar su solvencia, y con las personas y las empresas, a las que desguaza si no resuelven sus hipotecas, sus deudas con solvencia.

Recordemos que Innerarity ya nos ha hablado de la “ignorancia sistémica” como razón de ser de un comportamiento a todas luces anómalo. ¿Por qué tendrían que darnos más confianza en sus consecuencias las decisiones y actuaciones del Gobierno de Rajoy, que las que nos dieron las del Gobierno de Zapatero?

No entraremos en el tema de los recortes. Tampoco en el de la Reforma Laboral. Atendamos a lo que dicen los expertos, según un editorial de EL PAIS: “Los economistas más escépticos suponen que en una fase de recesión, con una contracción prevista del PIB del 1,7% durante el presente ejercicio, es imposible reducir el déficit desde el 8,5% del PIB actual hasta el 5,8% o el 5,3%. Cualquiera de ambos objetivos es prácticamente inalcanzable, salvo sesiones intensas de contabilidad creativa; y mucho menos el 3% en 2013”. Y crece la incertidumbre.
Así lo lee Francisco G. Basterra: “Y en Europa, la crisis se cronifica tras la quiebra ordenada de Grecia, sin haber resuelto las incertidumbres de fondo. La tormenta perfecta nos ha fatigado de Armagedón, convirtiéndonos en ciudadanos quejumbrosos y pesimistas. Estamos obligados a romper cuanto antes este nudo gordiano para que nos sea cierto lo que afirmaba la escritora disidente rusa, Nadezhda Mandelstam, refiriéndose a la época de Stalin. “El mal tiene gran ímpetu, mas las fuerzas del bien están inertes. Las masas no tienen espíritu de lucha y aceptarán lo que venga”.
CONCIERTA recoge en sus actitudes el empeño de la inteligencia frente a lo que parece irremediable, renuncia a un enfoque estratégico basado en la estandarización de procesos, en un marco de referencias lineales, y propone una orientación estratégica que haga compatible la renovación en continuo de los procesos, con una evidente adaptación a las consecuencias de la interacción entre los agentes de la cadena de valor de la oferta, en un marco de innovación sistémica.

No cabe menospreciar ninguno de los factores que puedan incidir en una orientación estratégica específica, ni siquiera las intuiciones o las aportaciones que la musa de turno pueda hacernos en la construcción de una poética específica, traducida en microprocesos estratégicos.

Pondremos un ejemplo, el de los jóvenes heladeros artesanos de Jijonenca en Valencia/Francisco de Borja, que han entendido que son los clientes los que deben decidir el perfil de helado que quieren consumir combinando los diferentes sabores disponibles, no reduciendo la oferta a una propuesta basada en estándares, “más habitual en la heladería al uso”.

Así, de la PLANIFICACION ESTRATÉGICA derivamos a la ORIENTACION ESTRATÉGICA, un nuevo modelo en el marco de referencia de CONCIERTA

CRECE LA INCERTIDUMBRE

FATIGA DE ARMAGEDON

Engañamos al infierno: jugaremos la segunda parte y ganaremos

Un tiempo de pausa para no quedar enredados en el alboroto que el infierno nos propone. Un infierno ni político, ni mediático. Un infierno cargado de silencios que se ahogan en el rumor. Y no parecía tan agresivo hasta que nos dimos cuenta que nuestro verbo se enquistaba en el lado crítico de la vida. Un amago de despedida a la nipona con muchas reverencias y miradas a hurtadilla y…: engañamos al infierno. ¡Ahi te quedas!
No nos gusta que nos engañen, pero aceptaremos que la mentira forma parte del juego. Tampoco nos parece bien que haya poderes que decidan ir a la suya, y lo mismo les da si construimos o no.  Les escuchamos, elegimos la parte del discurso que nos guste, y a lo nuestro.
En el corto publicitario Halftime in America: OFFICIAL Chrysler Super Bowl 2012 Commercial, Clint Eastwood se pregunta: Todo lo que importa ahora es lo que tenemos por delante. ¿Cómo llegamos desde atrás? ¿Cómo llegamos juntos? ¿Y qué ganamos?

Decidimos que también ese es nuestro partido. Sabemos que la primera parte está siendo muy dura. Pero nos dimos una pausa, elegimos engañar al infierno y saldremos a ganar. Y no es un eufemismo. Jugaremos con nuestro estilo de pases estratégicos cortos, al pie. Con objetivos precisos, nada pretenciosos, pero con la voluntad de agrandar el conocimiento. Sólo el acto inteligente nos vale.

Y no regresaremos a ningún futuro porque la economía productiva que nos interesa es aquella con la que restauramos el presente. Y cada día sumamos. Sin aceptar injerencias ni proclamas que no añadan.

Todo lo que importa es lo que tenemos por delante. ¡Juguemos!

CON UN PAR DE TACONES: La multidisciplinariedad compartida

Noche de viernes, nos abrigamos con una nueva bufanda de microfibras y acudimos a un encuentro con la música contemporánea. Joan Cerveró es el discretísimo maestro de ceremonia. Tocaba entender la ópera contemporánea de la mano del compositor Jorge Fernández Guerra. El compositor sitúo el epicentro de la crisis de este género en la llamada “muerte de la ópera”, entendida como un concepto que conjuga un modelo de sociedad caduco y las novedosas transformaciones del lenguaje musical.
 Mientras escuchábamos la música interpretada por el Grup Instrumental de Valencia revisamos nuestros criterios sobre la gestión del cambio. Ha muerto un modelo de gestión de la innovación, entendido como un proceso que estandariza la gestión de los procesos, que los acomoda al perfil de una oferta que busca implicar al consumidor. Cuando ese último eslabón de la cadena ha dejado de responder.
 
Salimos del concierto con el compromiso de plantearnos una revisión en profundidad de los ritmos, de los patrones adaptados a la lógica financiera. “Y el cambio fundamental es que, en la época del keynesianismo, la base económica era la manufactura de masa y el consumo de masa: la construcción de espacios suburbanos de masa con las correspondientes carreteras e infraestructuras – afirma SASKIA SASSEN. Es decir, una serie de procesos económicos que implicaron que el consumo importara muchísimo. Hoy, el sistema financiero ha inventado modos de multiplicar la renta sin pasar por el consumo de masa”
La alternativa, cambiar el modelo y adaptarlo a un nuevo lenguaje, un modelo capaz de reforzar las capacidades resultantes del empeño colectivo. ¿Qué empeño colectivo? La cadena de valor se ha roto en el eslabón del consumidor, que no posee capacidad para seguir comprando como lo hacía. y, sin embargo la relación entre oferta y demanda configura el fundamento de una economía sostenible.
La alternativa, reforcemos el papel de la oferta, el de la acción de los agentes que la configuran para conseguir incrementar la relación con el ciudadano por la vía del ahorro de costes. Pero no sólo. Consigamos definir una oferta con menor “tamaño”, pero capaz de reportar recursos a todos sus responsables desde la calidad de esos pequeños factores que la identifican como diferenciada: microprocesos de producción, comunicación que educa, satisfacción generada en el trato con las personas.
 
Es cierto, y en nuestro caso ocurre, que casi todos los escenarios solo pueden ser revisados desde criterios de la alta cultura. Ha llegado el momento de la práctica inteligente, en el que oferta y en el que demanda. La especialización no es patrimonio de unos pocos, es una realidad que crece. Como consumidores, queremos saber bien el perfil, el contenido, el tratamiento, el aprovechamiento de aquello que adquirimos, que comemos, que presenciamos, en lo que participamos. Porque queremos gozar.
 Como admite J. K. Galbraith, los que hablan con seguridad de la actual crisis se dividen entre los que no saben y los que no saben que no saben. Pero nos negamos a creer que en el marco de la ignorancia sistémica no podamos elegir, asumir criterios, compartirlos y hacer del compromiso colectivo un territorio en el que gestionar el cambio. Jesús Lizcano nos propone: “En el terreno más teórico y axiomático, una primera y posible vía sería adoptar una cierta visión multidisciplinar, y aprovechar así el bagaje de otras disciplinas”.
 
Grup Instrumental de Valencia

La alternativa, con un par de tacones, es la gestión del cambio que crece en el espacio compartido. En ello estamos.

Ni Nostálgicos ni Aburridos: Creatividad y (di)versión sistémica

La sombra del talento es alargada. Parece ser la panacea –el remedio universal- de nuestras carencias en recursos, especialmente, y en capacidades. Por ese orden, la salud de la vida se siente aquejada de dolencias que tienen que ver especialmente con lo físico (económico) y con lo social (proyectos). Pero el talento no basta, se ensimisma en su propia grandilocuencia.
“Los estados de ánimo importan”. De nostálgicos y de aburridos, hablan las crónicas. A Pombo le dan el Premio Nadal por El temblor del héroe: “Sí, mi Román está cansado y frustrado ante el mundo; (…) Román “atascado” tras su jubilación, coquetea con el aburrimiento”

¿Internet lo explica todo?  La crisis económica, el súbito viaje a la nostalgia que permite Internet y el pasado como valor de salvavidas alimentan un creciente revival en el mundo creativo. Iker Seisdedos  y Xavi Sancho lo explican en El año que vivimos retrospectivamente.
Sucede, sin embargo que “esta total disponibilidad (que el pasado y el futuro ya estén reducidos al presente por la tecnología), si no aumenta nuestro conocimiento, sí que nos hace más ignorantes de nuestra propia ignorancia, pues confundimos la facilidad y el acceso inmediato con el conocimiento o la creación cultural, cuando estos últimos sólo pueden tener lugar allí donde caben la extrañeza y la interrogación, que son los acicates del saber y del hacer creador” afirma José Luis Pardo en La hipertrofia del presente.

Más allá de la abrumadora aportación de referencias, visualizado el contraste entre tecnologías emergentes y creatividad intrascendente, despertamos a una constatación: el talento no resuelve la variable sicológica/emocional de la salud de nuestra vida actual. Busca refugio en el discurso “experto”, esotérico.
El conocimiento se transforma en categorización para lo que los “expertos” inventan nuevos marcos de clasificación –“Y a todo eso le puso el nombre de Pop hipnagógico, un palabro referido a la alucinación que se produce en el tránsito de la vigilia al sueño profundo”– con los que provocan entretenimiento y, en definitiva un aburrimiento encaramado al empantallamiento inane.
¿Cruzamos los brazos? Para nuestro pesar, o no, el tedio no es nuestra opción cultural. Advirtamos que nuestra concepción del conocimiento nos orienta a percibir de qué modo la gestión de recursos y capacidades nos permite incrementar la salud de la Vida en todas sus variables.
Ni aburridos, ni nostálgicos. Porque el esfuerzo creativo y (di)vertido es la opción, consciente de la calidad sistémica de nuestra existencia: continuado, estratégico, asentado en lo percibido online y ofline…

EL AÑO QUE VIVIMOS RETROSPECTIVAMENTE

EL POP HIPNAGOGICO

EL TEDIO, UNA OPCIÓN CULTURAL

Carta a un/una ADL: el ejercicio de la autonomía es un deber (ahora sí)

Querid@ Agente de Desarrollo Local:

Desde INNOVEM JUNTS nos atrevemos a compartir contigo algunas consideraciones sobre eso que nos hemos dado en llamar desarrollo. Así, sin adjetivos, aunque nos gustaría que tuviera en cuenta factores como la “sostenibilidad” o la “concertación” desde el primer momento.

Cuando el pasado jueves concluyó el encuentro en la Universidad de Valencia, “Jornades de desenvolupament local de la Comunitat Valenciana”, buscamos el encuentro con el ser imaginario que adivinamos se proponía esculpir con las palabras que pudimos escuchar en la sesión de la tarde: un personaje de la “aldea del desarrollo”, perfilado y alimentado con la teoría de la cita académica, singularmente dedicado a acciones de dinamización de un modelo de desarrollo en el que la creatividad no es factor determinante, por cuanto carece de autonomía para comprometerse con el cambio, que la lectura del territorio como contexto de la economía productiva demanda.

Hablamos con él de los interrogantes que nos quedaron sin respuesta, y nos vas a permitir que te los traslademos porque seguramente nos podrás ayudar a colaborar contigo en nuestro empeño por desplegar la innovación a partir de la intercooperación entre personas, particularmente en la relación que tecnología y creatividad pueden asumir en la cadena de valor de la oferta.

Dijimos que “los territorios son personas”. Hoy podemos leer un texto de Rafael Argullol en EL PAIS, que dice: “El emprendedor actual es un ser etéreo y casi invisible que anhela la pureza absoluta del beneficio sin ataduras de ningún tipo: sin una empresa repleta de inútiles trabajadores, sin patria que reclame bondades nacionales, sin religión que apele a inservibles comuniones, sin moral que proclame trasnochados imperativos. A ese negociante que pasea sus ávidos ojos por el planeta le basta con manejar a su antojo el sismógrafo de los beneficios y de las pérdidas.”

Que el emprendedor al que tratas de implicar en el desarrollo sostenible de tu localidad, de tu entorno territorial, conoce que la iniciativa emprendedora se despliega desde un marco de referencia en el que importan los beneficios, o con voz menos explícita, el negocio.

Que es cierto que una empresa que transforma recursos y capacidades en oferta, precisa obtener nuevos recursos, y/o nuevas capacidades…

Pero no basta, toda empresa que crea en el desarrollo tiene que construir, y en esas la participación pública tiene que asumir el seguimiento de tareas y del logro de objetivos, no con carácter inquisitivo, como está sucediendo, sino con la voluntad de la intercooperación.

Lo dijimos en los seis minutos que nos permitieron hablar, os damos las gracias por el esfuerzo que hacéis en las administraciones locales. Pero nos gustaría pediros que al establecer las prioridades no pusierais en primer lugar la gestión de los procesos que tienen que ver con la acción administrativa, sobre aquellos que os hace presentes y participes de la tarea de la iniciativa emprendedora en la calle, al pie del escenario empresarial, sea este el parque industrial, el estudio, el despacho, la sede del colectivo…

Y más allá del horario establecido, que no os alcance la innovación en el “tiempo libre”, sino en el tajo.

Con todo el afecto.

Laura y Paco

Innovem Junts

Zeolitas a la carta: el futuro es la inteligencia

Llevábamos unas horas dándole a la lengua sobre el perfil de la industria química en la Comunitat. Un complejo de actividades que integran empresas de diferentes sectores industriales, desde el cerámico o el textil hasta el de la alimentación, pasando por actividades de laboratorio clínico, farmacéutico, etc.

En esas, nos dimos de frente con la noticia. Avelino Corma, al frente de un equipo en la Universitat de Valencia, ha conseguido elaborar una zeolita a la carta, es decir, un nuevo concepto para la síntesis de tamices moleculares, basado en el uso de moléculas orgánicas que se autoensamblan y que puede permitir algo así como la “síntesis de zeolitas a medida”.

¿No os pàrece apasionante? No los protagonistas de la noticia, sino la demostración del dinamismo de una sociedad que se alimenta de múltiples saberes, apetencias y habilidades, sin necesidad de recurrir al tópico de “somos los mejores del mundo mundial”, para acabar subrayando la farsa de una ególatra decepción.

No nos detendremos en ello, porque  de la industria química nos importan las personas. Y si el futuro es la inteligencia -como titula Sara Costa en un artículo publicado en Cinco Días el pasado 30 de octubre: “la explosión de la economía inteligente, donde las smart cities son la parte más visible de lo que está por venir.”-  comencemos a reconocer que el futuro nos pertenece y estamos dispuestos a construirlo.

Tras un tiempo de silencio y lectura, abandonamos los rescoldos de intelectuales melancólicos que pudiera haber en nuestro clamor y levantamos el dedo para reponer el compromiso que siempre hemos manifestado con ese futuro que abandona el lamento, el recelo, el “y tú más”, para componer una lectura minuciosa de la demanda que las personas nos hacen desde todos los rincones. Y si lo oportuno son las zeolitas a la carta. Pues eso.

“Ser inteligente ya no es solo una cuestión higiénica, es algo estratégico para atraer talento, inversiones y visitantes”, explica Gildo Seisdedos, experto en gestión urbana y profesor de la IE Business School. Está hablando de las smart cities. Nosotros lo trasladamos al capítulo de los territorios creativos, en los que la inteligencia no será nunca la consecuencia de la abstención y la indolencia.

PS: La zeolita que, con el nombre de bogsita, ha sintetizado el equipo valenciano permite filtrar los agentes que pueden intervenir en un proceso químico, seleccionando el más oportuno. En esa tesitura, permitidnos dar paso a quienes se sientes orgullosos de construir el futuro de nuestra economía creativa y a quienes están dispuestos a ampliar su confianza en nuestra capacidad para componer la innovación mediante procesos de intercooperación.

TERRITORIOS CREATIVOS Y CIUDADES INTELIGENTES

INICIATIVA EMPRENDEDORA EN LA INDUSTRIA QUÍMICA

¿Pan y circo?: la innovación al servicio de las personas

¿Hablamos de consumo? Saliamos de escuchar a Josep Ramoneda afirmar en la UIMP que nuestra identidad emocional es la víctima propiciatoria del consumo, que compone la única verdad que podemos compartir: el mercado configura nuestra identidad, eso sí, dañada emocionalmente.

¿Hablamos de circo? La directora artística  del Cirque du Soleil Ann-Marie Corbeil, afirma: “En un trabajo así uno es más consciente de que en esta vida todo es temporal y que solo estamos de paso”. Lo afirma tras reconocer que la increible interpretación de cualquiera de sus actores es la consecuencia de un esfuerzo continuo, de un trabajo incansable, de una atención a los más pequeños detalles. Dos exigencias: entusiamo y capacidad de riesgo.

“Esto sólo lo arreglamos entre todos”, reitera Rafael Juan en su blog. Es una invitación a la accion que concierte recursos y capacidades. ¿Quien está dispuesto a compartir su esfuerzo en una labor convergente con entusiamo y corriendo riesgos? Conocemos a unos cuantos.

La experiencia, la lectura de lo que está sucediendo, nos dice que no es un valor en alza para la mayoría en este instante de nuestra existencia. Aún más, la innovación no está al servicio de las personas, busca estimular el consumo, dicho de otro modo, enriquecer a quien oferta, desde una posición que pretende la diferenciación, y no la cooperación.

¿El pan? Seguramente, es uno de los símbolos reconocidos de la accción que se comparte. Especialmente entre las personas que menos poseen. El buen pan es la imagen diferenciada de un modelo de vida que goza de pequeños placeres, disfrutados en comunidad. “Al pan, pan”, decimos exigiendo la transparencia en la verdad conversada. Y cuando lo conseguimos, cuando compartimos el pan en la mesa del mercado, conocemos que nuestra inteligencia emocional ha hecho una pausa y goza de la belleza y del conocimiento.

Con esa mirada, al tiempo entusiasmada y arriesgada, queremos comer el pan de la innovación capaz de enriquecer a la comunidad.

TERRITORIOS CREATIVOS

Es hora de cambiar: es tiempo de compromiso y empeño.

Regresábamos de pelear en los territorios – territorios creativos todos ellos-  y hemos escuchado en diferido las palabras de Juan Roig en la entrega de los premios Jaume I. Dirigiéndose especialmente a los premiados, pero con una clara orientación de hablar con todos los valencianos, ha dicho: “Para nosotros es un orgullo poder reconoceros la contribución que con vuestra labor realizáis al avance de nuestra sociedad. Y sabemos que vuestro trabajo no habrá sido nada fácil y que para llegar hasta aquí, seguro que: habéis tenido que esforzaros continuamente; os habéis tenido que cuestionar muchas cosas; y habréis cometido errores y tenido que asumir fracasos.


Para que nuestra sociedad avance, es necesario trabajar, esforzarse y arriesgar. Vosotros, nuestros premiados de hoy, sois un ejemplo de todo ello porque, a través de vuestras palabras y hechos, representáis: el esfuerzo y la exigencia por el trabajo bien hecho; la búsqueda de mayor productividad y la toma de decisiones valientes. Sin embargo, y por desgracia, estos valores no tienen hoy en día el reconocimiento que se merecen, ya que nuestra sociedad está instalada en valores totalmente diferentes. Nuestra sociedad actual la hemos construido sobre la base de la reducción del esfuerzo, sobre la base de que “el maná” nos dará lo que necesitamos.”

Habíamos concluido la reunión en Espaitec  a las siete y media de la tarde, después de tres horas de trabajo concretando los microprocesos estratégicos en los que vamos a trabajar, como consecuencia de los debates del FORO INNOVEM JUNTS 2011. Estableceremos objetivos, tareas, cronogramas y responsables, después de haber seleccionado cuatro de los muchos posibles.

Nos cansa mirar al techo buscando culpables, y asumimos el compromiso y el empeño en favor de la economía productiva, en favor de la innovación por la vía de la intercooperación, en favor de la incorporación del territorio -sus capacidades y sus recursos- como factor estratégico de la iniciativa empresarial.

Y decidimos emular a los que no esperan que venga “el mana” nuestro de cada día. Aprendemos de los que se anticipan al cambio obligado, con la restauración y la proyección oportuna: El grupo cooperativo Mondragón, en un documento debatido en su asamblea general del pasado 28 de septiembre, aprobó liderar un cambio profundo en su enfoque estratégico. Las líneas básicas de actuación para realizar la transformación empresarial se centran en el dimensionamiento, la internacionalización, innovación, intercooperación y compromiso e identidad cooperativa.

MONDRAGON CORPORACIÓN

PALABRAS DE JUAN ROIG

TERRITORIO CREATIVOS

Foro Innovem Junts 2011: Seguid hambrientos. Seguid alocados

Acudimos con las voces de Steve Jobs y de Arianna Huffington entre los dientes. Sabíamos que el Foro Innovem Junts del 2011 no iba a ser un encuentro complaciente.

Sabíamos, porque así lo queríamos, que podríamos abrir unas cuantas puertas buscando renovar el encuentro entre tecnólogos y creativos –creativos tecnólogos y tecnólogos creativos incluidos-; pero también que encontraríamos cerradas algunas ventanas porque nuestras visiones del futuro nunca son complacientes con la inercia y la indolencia.

De las palabras de Steve Jobs, en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford el 12 de junio 2005, recogimos la invitación a continuar: “Vuestro tiempo tiene límite, así que no lo perdáis viviendo la vida de otra persona. No os dejéis atrapar por dogmas, no viváis con los resultados del pensamiento de otras personas. No permitáis que el ruido de las opiniones ajenas silencie vuestra voz interior.

Y más importante todavía, tened el valor de seguir vuestro corazón e intuición, porque de alguna manera ya sabéis lo que realmente queréis llegar a ser. Todo lo demás es secundario.”

El encuentro en los días 13 y 14 de octubre dio todo el protagonismo a las palabras y las personas quedamos en un segundo plano, también cuando se produjeron las situaciones equívocas en las que el debate pudo parecer conflicto, y algunas intervenciones argumentos ad hominem.

Noelia Baldayo hizo suyas las palabras que a algunos nos hubiera gustado pronunciar: “No es tiempo para continuar en el equívoco. Reconozcamos cuanto hicimos mal en el pasado y establezcamos nuevas pautas de conducta en el ejercicio de nuestra labor profesional”

A Arianna Huffingon la recordamos cuando nos dijimos que el gran problema se asentaba en la comunicación, en las formas, pero sobre todo en el perfil del conocimiento que compartimos. Equilibremos la relevancia de criterios como la búsqueda de precisión, comprobación, ecuanimidad, búsqueda de la verdad o impacto informativo, y al mismo tiempo incorporemos las nuevas reglas del camino, el tiempo real, la tecnología que nos permite interactuar o la participación de los lectores/clientes/usuarios” Pero no todo el mundo está preparado para ambas facetas.

Lo había subrayado Lluis Callarissa en sus consideraciones al final de la primera jornada. “Los clientes, y los usuarios finales tienen que saber que nuestra oferta no es sólo el dato o el producto que pueden consumir, sino una oportunidad para compartir consideraciones y para aportar mejoras, identidad de los valores que integran, etc. La relación entre oferta y demanda tiene que transformarse en un proceso muy iterativo, podemos hacerlo constantemente. No consideremos nada como un producto terminado. Ni siquiera el precio puede ser impuesto; conozcamos qué, cómo y cuánto tras el análisis de la realidad que subyace en cada transacción”

Habíamos hablado de la intercooperación como factor añadido a la innovación que da lugar a nuevas opciones de relación entre la iniciativa empresarial y el ecosistema: oportunidades de negocio que plasman la restauración de la economía en el territorio, entendido como contexto de recursos y capacidades. Y, sobre todo, generadora de iniciativas que incrementan la calidad de vida, consecuencia de una creatividad exquisita en la aplicación de tecnologías específicas en el diseño de nuevos desarrollos.

Lo afirmó Javier Portoles al enunciar algunos de los parámetros de la etnotecnología que interpreta como la alimentada de una demanda social que busca construir un nuevo futuro: Necesitamos co-laborar, co-operar, co-crear y compartir.”

Reitero, decía Steve Jobs, no podéis conectar los puntos mirando hacia el futuro; solo podéis conectarlos mirando hacia el pasado. Por lo tanto, tenéis que confiar en que los puntos, de alguna manera, se conectarán en vuestro futuro. Tenéis que confiar en algo, lo que sea. Nunca he abandonado esta perspectiva y es la que ha marcado la diferencia en mi vida.”

A Huffingtón la recordamos al escuchar a Paco Negre, explicando el liderazgo de Espaitec en el proyecto Living Labs: Algo fundamental es que nuestro equipo de tecnología se sienta junto a los editores. El director técnico está en mitad de la redacción y periodistas y desarrolladores/diseñadores interactúan permanentemente”.

Entre los microprocesos que la comunidad INNNOVEM JUNTS se propone desplegar en los próximos meses, elegimos cooperar con la iniciativa de ESPAITEC, aportando un nuevo escenario de reflexión sobre la dimensión de la economía creativa en territorios, como el que alcanza el Foro Morvedre o el de Espadán-Mijares.

El perfil de las comunidades que pueden trazar una interrelación entre los intercambios on-line y los despliegues off-line ocuparon un importante lugar en la reflexión. Sabíamos de la necesaria intercooperación de los agentes implicables. Y aunque comunicar sea el nuevo entretenimiento de la gente porque es una nueva fuente de autorrealización, sólo cuando genera transferencia de conocimiento y se concreta en el trazado de microprocesos estratégicos podemos hablar de una comunidad eficiente.

Y así, REDITA nos propuso la puesta en marcha de un microproceso que alimentara la calidad de la relación entre los agentes implicados en la comunidad/cadena de valor del proyecto Enopalancia: “se plantea el desarrollo completo de un proyecto de transporte de mercancías intra e interterritoriales, partiendo del trabajo de campo necesario, para identificar de forma precisa las necesidades de los agentes, finalizando en una plataforma tecnológica, que soporte la gestión logística de una oferta just in time integrada y de alta disponibilidad”

Al terminar el día 14, en el imaginario colectivo de los participantes del Foro INNOVEM JUNTS 2011 seguían resonando las palabras de Steve Jobs: No perdáis la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tenéis que encontrar lo que amáis. Y eso es tan válido para el trabajo como para el amor. El trabajo llenará gran parte de vuestras vidas y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que creéis que es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que se hace. (…)Porque casi todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solo aquello que es realmente importante. (…)Y ahora, cuando estáis a punto de graduaros para empezar de nuevo, es lo que os deseo. Seguid hambrientos. Seguid alocados”.